BIBLIOTECA‎ > ‎

Arrogancia. A. Riotorto

ARROGANCIA

                       Sufrimos los padres comprometidos con la realidad que padecen nuestros hijos sordos,  de la arrogancia de los profesionales que por el hecho de tener un  título universitario creen tener la sabiduría y el conocimiento suficiente para desdeñar ese tesoro invalorable que tenemos los padres , el conocimiento adquirido por el hecho de tener una vida compartida, una vida que nos sorprendió en primera instancia , dando paso luego a la aceptación, al entendimiento, una vida hecha de aciertos y fracasos , de amor y desilusión, en definitiva, una vida de aprendizaje .

       Todo ese conocimiento atesorado con tanto dolor es despreciado una y otra vez, nos subestiman diciendo que sólo somos padres y sí, sólo somos padres y precisamente esa es nuestra ventaja respecto a cualquier experto o profesional , sea del área que sea que hable de sordera , porque somos nosotros los únicos que tenemos una visión completa de nuestro hijo , no lo conocemos en un salón de clase, o un consultorio profesional, en un club, en un gabinete ; somos nosotros,  sus compañeros de cada momento, los que entendemos en profundidad lo inimaginablemente difícil que es ser sordo en un mundo oyente, la vulnerabilidad a los que quedamos expuestos todo el grupo familiar por el hecho de ser una “ familia con sordera a cuestas “ .

 ¿ Saben acaso ustedes maestros, profesores, doctores, el impacto que sus acciones, sus palabras tienen en nuestros hijos ?

¿ Creen realmente que los 5 , 10 o 15 años trabajando con personas sordas puede darles la base suficiente como para despreciar nuestra experiencia ?

¿ Son ustedes acaso quiénes los acompañaron y consolaron cuando les decían que ese jardín no era el adecuado y que era mejor que buscara otro porque era agresivo e inquieto ?

¿ Fueron ustedes quienes trataron de darles respuestas a esa sensación de desolación con la que volvían de cada reunión familiar en la que se sentían totalmente excluidos y preguntaban : no me aceptan porque soy sordo ? 

¿ O acaso fueron ustedes quienes trataron de consolarlos cuando la maestra les dijo que no les enseñaba porque total nunca iban a llegar al liceo ?

¿ Fueron ustedes quienes los llevaron durante años a fonoaudiólogas y los arrastraron llorando tironeando de los brazos para que entraran al gabinete donde los iban a torturar durante horas para lograr que hablaran porque viven en un mundo de oyentes ?

¿ Fueron ustedes quienes tuvieron que explicarles con fotos a dónde iban para poder lograr que salieran de la casa sin llorar porque no tenían idea de adónde los llevábamos ?

¿ Los consolaron cuando volvían del consultorio de los médicos a los que los sometieron a pinchazos,  punciones, análisis, sin recibir una explicación de los que les iban a hacer o porqué se les hacía ?

¿ Son ustedes quienes tienen grabada en su memoria la cara de terror , los ojos oscuros de tristeza , cuando no entendían nada de lo que pasaba a su alrededor , cuando sólo interpretaban caras , gestos, con bocas que se movían sin sentido , que no aclaraban nada de la situación en la que estaban inmersos  ?

¿  Son ustedes quienes , sin tener las armas que te da una lengua compartida , trataron de armar su autoestima cuando eran violentados verbal y físicamente por maestros que diferenciaban entre hipoacúsicos y sordos profundos, dando el mensaje que los sordos profundos eran inferiores, que no iban a poder desarrollarse en la vida porque hablar es necesario para integrarse y cuando estar integrado es un valor adicional y que dependía sólo de ellos y de su voluntad y el esfuerzo que pusieran en hablar porque viven en una sociedad en la que todos hablan ?

¿ Fueron ustedes quienes los abrazaron cuando la única amiga que habían logrado tener ( oyente )  les dijo un día que ya no podían ser más amigos porque ahora tenía amigos como ella y que  no querían que los vieran juntos ? ¿ Estaban ese día aguantando su propio dolor y tratando de disimular para que no se diera cuenta de la gravedad de lo que estaba pasando , para que no quedara marcada de por vida con la idea de que los oyentes eran así de crueles ?

¿ Estaban allí cuando comenzaron a darse cuenta que no eran como los demás y preguntaban porqué cuando no  encontraban respuesta a su diferencia ?

¿ Estaban cuando de madrugada y con 14 años tomaban a escondidas un libro de niños como Caperucita Roja y luego de tratar de leer una página y  no entender más que dos palabras lo tiraba contra la pared por la impotencia ?

¿ O acaso están cuando vuelven de una prueba para la que estudiaron durante dos semanas y no logran entender ni la consigna y desde el mismo salón de clase te mandan un mensaje diciendo que no lo pueden creer, que no pueden más de la tristeza y desilusión porque todo su esfuerzo se ve reducido a nada porque no logran descifrar lo que piden los profesores o no pueden plasmar en un papel todo lo que saben porque su dominio de la lengua escrita no se los permite ?

¿ Están cuando quieren hacer cosas solos y terminan viniéndote a buscar porque no entienden ni los entienden ?

¿ Están cuando no terminan de entender el funcionamiento del mundo y tienes que explicarle paso a paso cada cosa porque para ellos es una sorpresa todo, porque nunca lo habían escuchado antes ?

¿ Estuvieron su primer día de clase , su primer experiencia en el liceo y en otro y otro Instituto siempre en busca de un lugar en el que  puedan sentirse contenidos, comprendidos, queridos ?

¿ Estuvieron presentes esas dos semanas que les llevó prepararse mentalmente con ayuda de psicólogos y amigos  cuando decidieron enfrentar el desafío de ir a la fiesta de 15 años de una prima solos,  sin amigos sordos , decididos a “ enfrentar solo el mundo oyente “ para saber cómo se sentía ? 

¿ O acaso fueron ustedes quienes tuvieron que pasar horas hablando tratando de apaciguar la rabia y el dolor al ver que sus compañeros con los mismo años de trabajo que ellos  en la empresa fueron avanzando y ellos siempre relegados, con sueldos más bajos, sin posibilidades de avanzar o cuando todos organizan reuniones de trabajo hasta fiestas y no son invitados ?

¿ Estaban presentes tratando de aguantar el dolor y la indignación cuando contaba una adolescente que el padrastro la violaba y que cuando fue a hacer la denuncia nadie la entendía y que al final la madre defendió al hombre tildándola de mentirosa ? Saben cuanta impunidad sienten los oyentes en ese tipo de actos sabiendo que no van a poder contar lo que les pasa ?

¿ Pasaron las noches con sus bebes porque el miedo los paraliza con tan sólo pensar que el bebé puede llorar o atorarse y ellos no lo van a poder escuchar , con el terror de ponerlo entre ellos porque se puede ahogar como ya ha pasado a papás sordos ?

 No, no estuvieron y no me digan que eso es lo que le pasa a cualquier adolescente o persona ; su vida no se parece en nada a la de cualquiera, solo se puede comparar a la de un sordo , sólo otro sordo puede llegar a imaginar lo difícil que es el día a día, cada hecho común para cualquier oyente para ellos se convierte en un gran desafío , como el enfrentar una fiesta , compartir una navidad ,etc etc.

¿ Tienen idea del esfuerzo que es estar seis u ocho horas mirando fijamente dos manos moverse para poder entender a un profesor, sin poder desviar la mirada porque si es así pierden lo que se está diciendo , lo que implica no poder comunicarse en forma directa con un profesor , un adscripto o un Director ?

¿ Tienen idea la falta de intimidad a la que están condenados a vivir pues toda su vida debe ser escuchada y hablada por un tercero ? tercero que te debe acompañar a un ginecólogo, a una audiencia de divorcio , a una reunión de profesores, a realizar una denuncia , en fin, toda tu vida debe ser presenciada y compartida por un testigo al que muchas veces ni siquiera tenés la libertad de poder elegir ?

 ¿ Tienen idea cuántas veces prefieren pasar las fiestas navideñas o de fin de año con otros sordos antes que con su propia familia porque dicen que es lo mismo que estén a que no estén porque total nadie les habla , nadie nota su falta ?

¿ Alguna vez se sintieron como si fueran de vidrio, que es lo mismo que estés a que no estés , les pasó alguna vez ?

NO conozco ninguna persona , salvo los sordos , que necesiten de un  intérprete para poder vivir su vida, para entender lo que pasa a su alrededor ; no conozco a nadie con menos libertad que la persona sorda , porque para poder desarrollar su vocación , elegir trabajo, etc necesitan una persona que haga de puente entre esos dos mundos tan distintos en los que están condenados a vivir , que les permita entender y ser entendidos .

 

                        Es por eso que cada vez que se enfrenten a una persona sorda piensen que todas las teorías , posiciones , metodología, no sirven en su caso , nada de lo estudiado puede aplicarse a la persona sorda porque su situación no se parece en nada a la de nadie , sólo ellos son extranjeros en su propio país, sólo ellos son obligados a ser lo que no pueden ser , sólo ellos son sometidos a la violencia de tener que hablar  , de tener que “ escuchar” para poder formar parte de una sociedad , para poder ser aceptados.

Ellos llevan en su alma ese sufrimiento , su historia los marcó y su historia no es la de cualquiera, la incomunicación a la que están sometidas no es comparable a ninguna otra, las consecuencias de la sordera sólo puede ser entendible por aquellos que la viven día a día  .    

Por todo lo dicho , cuando nos enfrentemos a un sordo sea el ámbito que sea,  tangamos en consideración que su historia, su presente  no es común , no demos nunca nada por sentado, no pensemos que saben cosas que suponemos deberían saber , no les repitamos  una y otra vez “ eso ya lo debes saber “ “ ya lo debes haber estudiado antes “, sí tal vez un oyente sí lo debería saber pero no una persona sorda , no importa su edad, el grado que estén cursando, su red conceptual, los conocimientos adquiridos no pueden ser comparados a los de un oyente y es muy agresivo pasar la vida siendo comparado con otro , sintiendo que no sos lo que deberías ser , sintiéndote en falta con tu familia y hasta con una sociedad despiadada , para la que lo diferente es incorrecto y debe desaparecer .

No, nuestros hijos no son como cualquiera, sus historias no son las comunes , sus vidas no son ni van a ser como la de los demás , no son lo que deberían ser, nuestros hijos son lo que son y estamos felices de que así sea porque si nos permitimos abrir nuestras mentes y dejar que sean lo que deben ser ,vamos a descubrir a éstos maravillosos seres que hablan con las manos , pertenecientes a una comunidad sin fronteras , vamos a entender que nuestro mundo no es único, existen realmente dos mundos : un mundo oyente y un mundo sordo y todos somos responsables de crear esos puentes necesarios para que pueden pertenecer y ser felices en esos dos mundos  en los que  están condenados a vivir  .

 

                                                                  Adriana D. Riotorto

 

 

 

 

                                                                                                                                                            

Comments