SORDOS‎ > ‎

Sordera

La sordera ó hipoacusia, es el deterioro de las capacidades auditivas, que puede ocurrir en forma súbita ó bien gradualmente a través del tiempo y que puede variar de una pérdida superficial hasta una sordera profunda ó total.

Es muy importante la detección precoz de la sordera , pues en el caso de los niños , si no se identifica antes de los 4 años que es el  período en que se forma el lenguaje, período en el cual alcanzan madurez los centros cerebrales encargados del habla , período en que el cerebro muestra mayor plasticidad utilizando la información auditiva para la integración del lenguaje, va a provocar en el niño problemas para desarrollar un lenguaje adecuado y esto va a traer consecuencias para su normal desarrollo e integración .

La sordera puede ser :

  •  Prelocutivas ó prelinguales : son aquellas que se inician antes de que se desarrolle el lenguaje.

  •  Postlocutivas ó postlinguales : son aquellas que se inician después de que el niño desarrolló el lenguaje.

Por supuesto que van a traer consecuencias muy distintas , pues las sorderas prelocutivas profundas son las que más consecuencias tienen, no solamente en el desarrollo del lenguaje, sino también en el desarrollo del pensamiento, que se vuelve menos abstracto y más concreto, en el desarrollo de la memoria, principalmente la memoria a corto plazo, la personalidad y las habilidades de aprendizaje

Podemos clasificar a la sordera como :

  • Hipoacusia leve: perdida hasta 30 decibeles
  • Hipoacusia moderada: entre 30 decibeles y 65 decibeles
  • Hipoacusia severa: hasta 90 decibeles
  • Anacusia: perdida total de audición..

 

Normalmente no se usa el término anacusia y es muy poco frecuente que se use la palabra sordera. Desde la perspectiva social se sustantiviza el concepto sordera no se habla de una  persona con sordera, sino de un sordo.

Las personas con sordera de nacimiento con familiares sordos como padres o abuelos son llamados y se autodenominan sordos y por lo general son educados con su lengua natural , la lengua de señas, participando así de desde su nacimiento de una comunidad lingüística particular dentro de la sociedad , la cual integran normalmente , proporcionándoles esto una identidad fundamental para el desarrollo de su vida.

Diferente es el caso de las personas sordas nacidas de padres oyentes que es caso del 90% de los niños . En éstos casos ,  sin importar el grado de sordera que tengan o si fue adquirida al momento de nacer o posteriormente producto de una enfermedad, suelen autodenominarse hipoacúsicos ( salvo los casos de los anacúsicos )  y en general lo sostienen a lo largo de toda su vida , es difícil que se llamen a sí mismos como sordos, no se identifican con sordera ni con ser sordo, porque entienden por sordera y sordo, la perdida total de la audición.

Pero ya sean hipoacusicos o sordos, al nacer en hogares con  padres oyentes esta sordera va a ser vivida y sentida como discapacidad y alentados por los profesionales tratantes,  vivida tambien como una enfermedad a reparar , es interesante destacar que son los hijos de padres oyentes, los que son implantados o realizan interminables tratamientos fonoudiologicos, para hacer que los niños sean normales, que hablen , para poder así integrarse sin dificultad al mundo que los rodea, al mundo oyente  y estos niños, en general, son educados en escuelas oralistas o “ normales “ y de adultos se autodenominan sordos oralizados o lo niegan , diferenciándose de los sordos que manejan su propia lengua , llegando al extremo algunos, de nunca tener contacto con sus iguales, de nunca tener la posibilidad de integrarse a su propia comunidad.

El retraso en la adquisición de la lengua en la más temprana edad va a traer consecuencias que se van a manifestar a los largo de  toda su vida, por eso es tan importante la información , nosotros los padres, los que debemos tomar la decisión de cómo va  a ser la educación  de nuestros hijos, debemos contar con toda la información necesaria para poder tomar decisiones fundamentales y que van a marcar la vida de nuestros hijos para siempre , con todas las herramientas necesarias para poder hacerlo en forma cabal y con total conciencia y convicción de que estamos haciendo lo que creemos es lo mejor, pero para ello tenemos que no sólo escuchar a los profesionales que nos aconsejan, pues ellos lo hacen desde un punto de vista médico, debemos acercarnos a las Instituciones que trabajan con sordos, hablar con personas sordas, con padres, que nos cuenten sus experiencias , para no tener que escuchar en un futuro frases como hemos escuchado tantas veces en nuestra Institución , de hijos que les dijeron a sus padres “ mamá : dejame ser sordo “ o “ nunca había conocido sordos en toda mi vida , pero ahora que al fin estoy en contacto con personas como yo , me siento completo, antes siempre me sentí media persona”.

Todo esto debe llevarnos a reflexionar , debe ayudarnos a tomar decisiones que sean lo menos traumáticas , que ayuden a nuestros hijos que son los que ya tienen una dificultad, a vivir la misma de la mejor manera, sin olvidarnos  que son intelectualmente iguales a nosotros , que sólo necesitan una lengua para poder desarrollarse , que el habla no ayuda en nada a esos procesos y que nuestros hijos van a hablar de cualquier manera, ya sea, los que tienen posibilidades oralmente , o con esas maravillosas manos , con esa lengua de señas, que es su propia lengua, que lejos de hacer que dejen de hablar si es que los pueden hacer, los va a ayudar a desarrollar más ese habla, los va a ayudar a entender los conceptos, a entender éste complicado mundo en el que vivimos .

Comments