Inclusión. A. Riotorto

Soy una persona políticamente incorrecta , sin miedo al sistema y es así que pùedo hablar libremente, defender mis principios sin miedo a la crítica y siempre abierta a escuchar argumentaciones , pero convencida hoy de lo que digo porque tengo un buen fundamento y es que  transito dentro del sistema educativo desde hace más de veinte años de la mano de una persona con discapacidad , que integra una minoría . Esa experiencia estoy segura que es mucho más de la que deben tener la mayoría de los políticos y educadores que son los que toman decisiones sobre las vidas de nuestros hijos sin conocerlos .

Gracias a esa experiencia y a ese duro transitar es que estoy convencida de que en Uruguay no hay que seguir legislando, sobran leyes, sólo hay que reglamentarlas y cumplirlas . Esas leyes promulgadas tienen , para todos nosotros los involucrados , rostros, llevan la cara de nuestros hijos y la de sus iguales , tienen nombre y apellido , tienen impacto sobre ellos y sobre sus familias y es por eso que no nos podemos permitir el lujo de seguir creando leyes que luego pasan más de 10 o 15 años esperando que sean reglamentadas para que realmente se puedan cumplir  ..

Hay leyes nacionales, convenciones internacionales, discusiones filosóficas, políticas , parlamentarias sobre la educación de las personas con discapacidad y sobre su integración o inclusión dentro del sistema educativo , sólo a modo de ejemplo entre tantas :

Ley Nº 18.437 .LEY GENERAL DE EDUCACIÓN

 

   “  El Estado asegurará los derechos de aquellos colectivos minoritarios o en especial situación de vulnerabilidad, con el fin de asegurar la igualdad de oportunidades en el pleno ejercicio del derecho a la educación y su efectiva inclusión social.

Para el efectivo cumplimiento del derecho a la educación, las propuestas educativas respetarán las capacidades diferentes y las características individuales de los educandos, de forma de alcanzar el pleno desarrollo de sus potencialidades. “

 

Ley Nº 18.651 PROTECCIÓN INTEGRAL DE PERSONAS CON DISCAPACIDAD

 

Artículo 2º.- Se considera con discapacidad a toda persona que padezca o presente una alteración funcional permanente o prolongada, física (motriz, sensorial, orgánica, visceral) o mental (intelectual y/o psíquica) que en relación a su edad y medio social implique desventajas considerables para su integración familiar, social, educacional o laboral.

Las personas con discapacidad gozarán de todos los derechos sin excepción alguna y sin distinción ni discriminación por motivos de raza, color, sexo, idioma, religión, opiniones políticas o de otra índole, origen nacional o social, fortuna, nacimiento o cualquier otra circunstancia, tanto si se refiere personalmente a ellas como a su familia.

Artículo 40.- La equiparación de oportunidades para las personas con discapacidad, desde la educación inicial en adelante, determina que su integración a las aulas comunes se organice sobre la base del reconocimiento de la diversidad como factor educativo, de forma que apunte al objetivo de una educación para todos, posibilitando y profundizando el proceso de plena inclusión en la comunidad.

Se garantizará el acceso a la educación en todos los niveles del sistema educativo nacional con los apoyos necesarios. Para garantizar dicha inclusión se asegurará la flexibilización curricular, de los mecanismos de evaluación y la accesibilidad física y comunicacional.

 

 Ley Nº 17.378 del año 2001

Reconócese a todos los efectos a la Lengua De Señas
Uruguaya como la lengua natural de las personas
sordas y de sus comunidades en todo el
territorio de la Republica

 

Y más leyes, decretos, convenciones internacionales , etc. etc. todas ellas tratando el tema discapacidad  y legislando sobre la inclusión de esos grupos en educación, en la sociedad.

               

                                     ¿ Qué significa inclusión ?

 

La inclusión es un término que comienza a usarse por los años 90 y que sustituye al que se usaba en ese  momento : “ integración “ . La inclusión en éste nuevo paradigma educativo se basa en una educación para todos , supone responder a la distintas necesidades de los estudiantes , reduciendo la exclusión en la educación y para ello es necesario que se operen cambios en programas, estrategias, didácticas, contenidos, etc con una visión común que incluya a todos los alumnos por igual, sin importar su rango, posición social o discapacidad .

        ¿ Es eso lo que sucede en la realidad ?

No, estamos muy lejos de ésta sea una realidad . La inclusión no es la aceptación dentro del aula de todas las personas sin distinción , sin importar sus capacidades, sin que nada esté preparado para esa persona diferente, para que le permita estar en las mismas condiciones que los demás ; la inclusión no puede depender de un Director o de un compañero sensible o un profesor preocupado, eso no es la inclusión de los discursos, ni de las leyes, ni la ideada por educadores y políticos, pero es la inclusión que se da en la realidad , rifada a la suerte de cada uno en dar con una Institución que se preocupe por hacer las adaptaciones curriculares, edilicias y demás necesarias para que ese sujeto diferente pueda estar integrado en las mismas condiciones o depende de un grupo especial de compañeros o de aquel profesor preocupado ( que por suerte siempre existe ) que trabaja para que su materia sea entendida por todos por igual.

           En el caso de las personas con discapacidad voy a estar de acuerdo el día que esa inclusión no tenga que ser objeto de  discusión , cuando no sea necesaria la existencia de términos como  “inclusión “ o “ integración “  para que los considerados diferentes o fuera de lo “ normal “ puedan estar incluidos en un sistema educativo o en la sociedad sin necesidad de tener que poner un nombre a esa “ experiencia “ .

                  La integración es un buen discurso que lava conciencias y permite a gobernantes argumentar que están cumpliendo con la Constitución  y demás leyes de la República además de Convenciones internacionales .

                    La inclusión va a ser una realidad el día que esa persona diferente sea libre de elegir la escuela a la cual concurrir sin tener que recorrer cientos de Instituciones preguntando si son aceptados o no, cuando todos los institutos educativos estén preparados para recibirlos  ,  cuando los “ otros “ estén dispuestos a convivir con el “ otro “ en igualdad de condiciones  , sin tomar en consideración si tienen todas sus facultades mentales, corporales o sensoriales funcionando y se les respete en su diferencia estaremos en condiciones de hablar de inclusión  .

           Mientras que hayan políticas diferenciales o especiales para esos seres especiales  esa inclusión va a seguir siendo una utopía, ya que va a seguir siendo pensada con el paradigma de lo “ normal “ , de lo que es y lo que debería ser , entre lo normal y lo anormal, lo correcto o incorrecto, lo aceptable o inaceptable, siempre va a existir esa línea divisoria que va a marcar al diferente y lo va a situar en la otra orilla .

          Soy consciente de que es imposible abarcarnos a todos en una misma norma porque hay tantas singularidades como personas , las normas deben ser pensadas para las mayorías , deben establecer un modelo a seguir que es el que va a regular la vida en sociedad y la va a hacer posible , pero me pregunto : ‘¿ Qué hacemos con las minorías ?            

             Me aterra pensar que se siga discutiendo sobre integración o inclusión , sobre si deben existir escuelas especiales o no , sin tener un conocimiento profundo de las consecuencias que las decisiones que se tomen van a tener en esos seres humanos. Esa discusión vulnera mi libertad, mi derecho de elección y  vulnera sus derechos y su libertad.

          Pensar en la no existencia de escuelas especiales , les y nos está marcando qué debemos elegir, dónde debemos ir , coartan nuestra libertad , porque como mamá tengo el derecho a poder seleccionar la escuela que en mi entender es la mejor para mi hijo, al igual que cualquier padre o madre  .

          ¿ Podría acaso yo cuestionar a cualquiera de ustedes por la elección que han hecho del centro educativo al que envían a sus hijos ? Aceptarían mis críticas si les dijera que me parece un disparate que envíen a sus hijos a una escuela católica en lugar de elegir un sistema educativo laico y público ? Aceptarían la simple discusión y la amenaza de que en un futuro se cierren todas las escuelas en las que hay educación religiosa porque nuestro Estado es laico ? No les parecería un atropello insostenible ?  ¿ Cuál sería la reacción de cualquiera de ustedes si eso ocurriera , no sentirían que estoy invadiendo su libertad , su privacidad , que se está  coartando su libertad y de elegir nada más y nada menos que el centro educativo que ustedes consideran adecuado para sus hijos ?

              En el caso de las familias de personas con discapacidad debemos soportar la intervención constante  de familiares, profesionales , médicos ,  maestros y hasta de políticos que están opinando sobre nuestra forma de educar a nuestros hijos, nos dicen cómo debe ser, dónde deben concurrir ,   nos critican y hasta toman decisiones por nosotros sin siquiera tomar en consideración nuestra voluntad .

            Somos vulnerados una y otra vez , cada persona aporta su granito para aumentar nuestra vulnerabilidad , nos obligan a estar defendiendo a cada paso nuestra postura, las decisiones que tomamos , vivimos expuestos, vamos desnudos , en carne viva por la vida  exponiendo nuestros más profundos sentimientos , somos blanco de críticas continuamente , debemos aceptar las decisiones que tomen y discuten personas completamente alejadas de nuestra realidad pero que están legislando y tomando decisiones sobre ella , decidiendo basados en teorías y en lo que ellos consideran que es mejor , sin tomar en cuenta  en la mayoría de los casos la opinión de aquellos a los que esas decisiones van a afectar y de aquellos que convivimos con la discapacidad cada momento de nuestras vidas .

                 Les puedo asegurar que si convivieran con esa realidad día a día , no pasarían años discutiendo en cúal es la forma adecuada de llamar a una persona discapacitada , si decir “ discapacitadas o persona con discapacidad “ , no estarían discutiendo eternamente cuestiones filosóficas , porque la realidad puede más, porque los papás lo único que queremos es que nuestros hijos tengan el derecho más elemental , el derecho a ser educados, a ser independientes, a trabajar, a amar, a realizarse y además, considero que nos olvidamos de la palabra más importante : que sean  FELICES .

            Alguien piensa cuál es el costo para el diferente de tener que vivir cada día compartiendo y siendo comparado con lo que debería ser y nunca va a poder ser , leer, escribir, razonar. aprender, hacer todo como se supone que debe ser para una persona de determinada edad pero que no es, aguantar las burlas, críticas, la falta de entendimiento de compañeros y profesores , la malas notas por no llegar a lo “ normal “ , a lo que debería ser , sin valorar el tremendo esfuerzo que implicó para esa persona ese trabajo, esa prueba que hizo, siendo siempre calificados por lo que no logró más que por lo que sí logró ?.

           Muchos sostienen la inclusión pensando en lo bueno que es para los “ normales “ compartir aula con personas diferentes para que así aprendan que existen personas distintas en el mundo , para que aprendan a respetarlos y conocerlos , ¿ pero saben una cosa ?   es demasiado el costo que deben sufrir nuestros hijos para que esos chicos “ normales “ aprendan que hay seres diferentes , los únicos en desventaja son los distintos, las minorías , como siempre , la minoría siempre es la que sucumbe , así lo fue a lo largo de la historia , el peso de la mayoría las aplasta .                   Todos queremos una sociedad inclusiva , yo también la quiero , pero la sociedad inclusiva real que yo sueño es una utopía , en esa sociedad las diferencias solo existen basadas en que cada uno de nosotros somos seres únicos e irrepetibles , mas allá de si ve, escucha, camina o razona igual a  mí .

                 En esa sociedad no tendríamos que hacer marchas para reclamar nuestros derechos porque ya estarían contemplados , no habrían plazas accesibles porque todas estarían pensadas para todos, no habrían concursos especiales y separados para personas con discapacidad porque estarían pensados para todos , no tendríamos que luchar en los centros educativos para que eduquen a nuestros hijos, no tendríamos que luchar para que existan las especializaciones porque los educadores recibirían en el transcurso de su carrera las herramientas necesarias para estar capacitados para educar a cada individuo sin importar su condición , no tendríamos que hablar de lo “ normal “ porque todos ya habríamos entendido que lo “ normal “ no existe, es una construcción.

             Esa sociedad es una utopía , debo por tanto adecuarme a la sociedad en la que vivo y mi lucha entonces va a consistir en lograr poco a poco un cambio en la mentalidad de cada uno de los integrantes de ésta sociedad para que aprendamos a aceptar la diversidad, pero aceptarla de verdad, desde lo más profundo de nuestro ser , para que entendamos que todos somos diferentes y que la diferencia es necesaria , asi como la muerte es necesaria para entender y apreciar la vida  , pero en esa diferencia todos nos parecemos ya que somos seres humanos con sueños, deseos, frustraciones, dolores,  etc y todo tenemos cosas para dar y recibir del prójimo , porque en definitiva en eso consiste la convivencia , en tolerar, entender y respetar al otro en su especificidad .

 

 

                                                Adriana Riotorto

 

 

 

Comments